Un vistazo a los probióticos

06.09.2018

Cada día, millones de personas toman probióticos, preparaciones que contienen bacterias vivas que están destinadas a fortalecer el sistema inmunitario, prevenir enfermedades o reparar los efectos secundarios de los antibióticos. Sin embargo, los beneficios de los probióticos no se han demostrado médicamente. Ni siquiera queda claro si las bacterias probióticas colonizan realmente el tubo digestivo o, de hacerlo, qué efectos tienen en los seres humanos y sus microbiomas, las bacterias nativas del intestino. En dos informes paralelos publicados en Cell, los investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias muestran, tanto en ratones como en humanos, que una preparación probiótica de 11 cepas de las familias probióticas más utilizadas a veces puede ser menos beneficiosa para el usuario y su microbioma.

Para explorar cómo nos afectan verdaderamente los probióticos se tendría que realizar un "trabajo desde dentro": Para el primer estudio, 25 voluntarios humanos se sometieron a una endoscopia superior y una colonoscopia para tomar una muestra de su composición y función del microbioma de referencia en diferentes regiones intestinales. Después, quince de esos voluntarios se dividieron en dos grupos: a los primeros se les administró la preparación probiótica de 11 cepas, y al segundo se les administraron pastillas de placebo. Tres semanas después del tratamiento de cuatro semanas, se sometió a todos los participantes a una segunda endoscopia superior y una colonoscopia para evaluar su respuesta a los probióticos o al placebo, y luego se les realizó un seguimiento durante dos meses adicionales.

Los investigadores descubrieron que la colonización intestinal de los probióticos era altamente individual. Sin embargo, se dividieron en dos grupos principales: los intestinos "persistentes" albergaban los microbios probióticos, mientras que los microbiomas de los "resistentes" los expulsaban. El equipo descubrió que podían predecir si una persona sería persistente o resistente solo con examinar su microbioma de referencia y el perfil de expresión del gen del huésped. Se dieron cuenta de que los persistentes mostraron cambios en su microbioma nativo y en su perfil de expresión génica intestinal, mientras que los resistentes no tuvieron dichos cambios.

La importancia del tratamiento personalizado

Equipos de investigación de los laboratorios del Prof. Eran Elinav del Departamento de Inmunología y el Prof. Eran Segal del Departamento de Informática y Matemáticas Aplicadas, en colaboración con el Prof. Zamir Halpern,  director de la División de Gastroenterología, del centro médico de Tel Aviv dirigieron el estudio que produjo estos artículos. El Dr. Niv Zmora, Jotham Suez, Gili Zilberman-Schapira y Uria Mor del laboratorio de Elinav lideraron los dos proyectos, en colaboración con otros miembros del laboratorio Elinav y Segal, así como con científicos y clínicos adicionales de Weizmann y otros.

"Nuestros resultados sugieren que los probióticos no se deben administrar universalmente al público como un suplemento de "solución única", dijo Elinav. "En cambio, podrían adaptarse a cada individuo y sus necesidades particulares. Nuestros descubrimientos sugieren incluso cómo podría llevarse a cabo dicha personalización". Segal continúa: "Estos resultados se suman a nuestros anteriores sobre la dieta que revelaron una similar respuesta individual a los alimentos, y que han resaltado el papel del microbioma intestinal como impulsor de diferencias clínicas muy específicas entre las personas".

 

Colonización postantibiótica y el microbioma nativo

En el segundo estudio, los investigadores trataron una pregunta relacionada que es de igual importancia para el público en general, ya que a menudo se les dice que tomen probióticos para contrarrestar los efectos de los antibióticos: ¿Los probióticos colonizan el intestino después del tratamiento con antibióticos, y cómo afecta esto al huésped humano y su microbioma? Los investigadores administraron antibióticos de amplio espectro a 21 voluntarios humanos, a los que posteriormente se les realizó una endoscopia superior y una colonoscopia para observar los cambios en el intestino y su microbioma después del tratamiento con antibióticos. Después, se asignó a los voluntarios aleatoriamente a uno de tres grupos. El primero fue un grupo de "observación y espera", que permitió que su microbioma se recuperara por sí solo. Al segundo grupo se le administró la preparación probiótica de 11 cepas durante un período de cuatro semanas. Al tercer grupo se le realizó un trasplante autólogo de microbioma fecal (TMFa), formado por sus propias bacterias que se habían recolectado antes de administrarles el antibiótico. 

Después de que el antibiótico había despejado el camino, los probióticos pudieron colonizar fácilmente el intestino humano, más que en el estudio anterior en el que no se habían administrado antibióticos. Para sorpresa del equipo, la colonización intestinal de los probióticos impidió que tanto la expresión génica del intestino del huésped como su microbioma volvieran a sus configuraciones normales anteriores a los antibióticos durante los meses posteriores. En contraste, el TMF autólogo dio lugar a la recolonización del microbioma intestinal nativo y el perfil de expresión génica intestinal volviendo a la normalidad en unos días. "Estos resultados", dijo Elinav, "revelan un nuevo efecto secundario adverso potencialmente alarmante del uso de probióticos con antibióticos que incluso podrían traer consecuencias a largo plazo. En contraste, el tratamiento personalizado, que reabastece el intestino con los propios microbios, se asoció con una anulación total de los efectos de los medicamentos".

Dado que los probióticos se encuentran entre los suplementos de venta libre más vendidos en el mundo, estos resultados pueden tener amplias implicaciones inmediatas. "Contrariamente al dogma actual, los probióticos son inofensivos y benefician a todos", dijo Segal, "sugerimos que las preparaciones de probióticos se adapten a cada individuo o, que dichos tratamientos como el TMF autólogo puedan estar indicados en algunos casos".

También participaron en los estudios Mally Dori-Bachash, Stavros Bashiardes, Maya Zur, Dana Regev-Lehavi, Rotem Ben-Zeev Brik, Sara Federici, Yotam Cohen, Max Horn, Raquel Linevsky, Meirav Pevnesr-Fischer y Hagit Shapiro del Elinav; Eran Kotler, Daphna Rothschild, David Zeevi y Tal Korem del Laboratorio Segal; Andreas E. Moor, Shani Ben-Moshe y Shalev Itzkovitz del laboratorio de Itzkovitz; Alon Harmelin del departamento de recursos veterinarios, Nitsan Maharshak, Oren Shibolet del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv, e Itai Sharon del colegio Tel Hay y del Instituto MIGAL de Galilea.

 

 

La investigación del Prof. Eran Elinav está respaldada por la Fundación Benéfica de Leona M. y Harry B. Helmsley; la Fundación Adelis; el Fondo de Investigación del Progreso Científico Pearl Welinsky Merlo; la Fundación Rising Tide; la Fundación Else Kroener Fresenius; Vera y John Schwartz; la Fundación de la familia Lawrence y Sandra Post; Yael y Rami Ungar; Leesa Steinberg; Jack N. Halpern; el patrimonio de Bernard Bishin para el programa WIS-Clalit; la Fundación Benéfica de Park Avenue; la Fundación para la Investigación contra el Cáncer de Hanna y el Dr. Ludwik Wallach; el Consejo Europeo de Investigación; Donald y Susan Schwarz; Valerie y Aaron Edelheit; la Fundación Benéfica de Howard y Nancy Marks; y el patrimonio de Malka Moskowitz. El Prof. Elinav es el Titular de la Cátedra Sir Marc y Lady Tania Feldmann.

 

La investigación del profesor Eran Segal está respaldada por el Centro Genómico Crown Human, que él dirige; la Fundación Else Kroener Fresenius; la Fundación Adelis; Judith Benattar; y el Consejo Europeo de Investigación.

El Instituto Weizmann de Ciencias en Rehovot, Israel, es uno de los primeros del mundo en el ranking de instituciones de investigación multidisciplinaria. Destacado por su amplia exploración de las ciencias naturales y exactas, el Instituto es el hogar de científicos, estudiantes, técnicos y personal de apoyo. Entre las labores de investigación del Instituto se incluyen la búsqueda de nuevas formas de combatir las enfermedades y el hambre, la investigación de las preguntas destacadas en matemáticas e informática, la investigación de la física de la materia y el universo, la creación de nuevos materiales y el desarrollo de nuevas estrategias para proteger el medio ambiente.

Los comunicados de prensa del Instituto Weizmann se publican en Internet en

http://wis-wander.weizmann.ac.il/, y están también disponibles en http://www.eurekalert.org/

Please share if you found this interesting:

 

 

 

 

Instagram